• Erei Fitness

La Alimentación Consciente

Updated: Jun 14, 2019

“Eat What You Love, Love What You Eat” La Alimentación Consciente y cómo establecer una buena relación con la comida


Pase mucho años probando dietas (paleo, zone, etc.), prohibiendo comer comidas que disfrutaba, comiendo 100% orgánico, superfoods, cosas designadas sanas que ni me gustaban, dejando de ir a o no comer en eventos sociales porque iba a salirme de mi régimen, sobre ejercitándome para quemar calorías. En fin, que no hice para tener un estilo de vida “saludable.” En algún punto, llegué al peso en que quería estar, me miraba “bien” pero no estaba feliz. Mi cuerpo me hablaba y yo no sabía escucharlo. Podía estar comiendo lo más “sano,” pero toda esa energía “sana” que ponía en mi cuerpo solo la destinaba a seguir controlando como me alimentaba y me ejercitaba. Decidí un día recurrir a la nutricionista de la universidad. Necesitaba un cambio que fuera sostenible. ​La nutricionista me introdujo al concepto de “mindful eating” o la alimentación consciente. El concepto era simple: aprender a escuchar a mi cuerpo. Comer en base a las señales de hambre y saciedad. Honrar mis antojos. ¡Para mi un reto enorme! Que significaba escuchar a mi cuerpo? ¡Mi cuerpo me puede decir pizza todos los días!


Lo que pasa cuando hacemos una dieta que te dice que comer, que no comer, cuanto, y cuando, nos estamos sometiendo a un montón de reglas que no necesariamente van en línea con las verdaderas necesidades que tenemos. ¿Qué pasa si tengo hambre a las once de la mañana pero mi dieta no permite comer hasta las 12? Ignoro esa señal de hambre que me esta mandando mi cuerpo porque tengo que seguir las reglas. No solo voy perdiendo la habilidad de alimentar a mi cuerpo cuando me lo pide, si no de darle el tipo de comida que me está pidiendo. Eso es otra cosa maravillosa de este enfoque, si aprendes a escuchar a tu cuerpo, te dirá exactamente lo que necesita. Y sí, de vez en cuando nos puede decir papas fritas o pastel de chocolate, y no hay nada de malo en eso.


Cuando restringes comidas o eliminas grupos alimenticios del todo porque te han dicho que son malas o que no las puedes comer a pesar que te gustan y las disfrutas, pones esas comidas en un pedestal. Llega el “​cheat meal”​ y usualmente:


  • Te desbocas comiendo todo lo que te gusta.

  • Al final de la comida, te sientes culpable y tan lleno al punto que es incómodo o doloroso.

  • Al siguiente día haces más ejercicio de la cuenta para poder “compensar.”

  • Comes menos (a pesar que sientes hambre) o “súper sano.”

  • Vuelve a llegar el fin de semana y el ciclo comienza de nuevo.


¡Qué cansado estar entre estos extremos y no tener estabilidad! Las restricciones sólo conducen más el ciclo de sobre comer. Yo solía hacer “cheat meals”, religiosamente. Ahora, mis antojos de azúcar por ejemplo, se han reducido abismalmente desde que aprendí a comer sin miedo y no etiquetar las comidas como buenas o malas.

La alimentación consciente te enseña cómo estar completamente en sintonía con tu cuerpo, establecer una buena relación con la comida, comer con atención e intención y

estar a cargo, no en control. Se basa en el ciclo creado por la Dra. Michelle May:


  • ¿Por qué como?

  • ¿ Qué como? ¿Qué escojo de todas las opciones que tengo?

  • ¿Cómo me alimento? ¿Cómo llega la comida del plato a mi cuerpo?

  • ¿Cuánto como? ¿Cuánto combustible le pongo a mi cuerpo?

  • ¿Una vez que me he alimentado, dónde invierto esa energía (física, mental, intelectual y/o espiritualmente)?


Se enfoca en enseñarte a atender tus verdaderas necesidades. Muchas veces comes para hacer frente a sentimientos y situaciones. Pero al hacer esto nunca llegas a la raíz del asunto, no lo atiendes y así no puedes prosperar y alcanzar tu potencial. Cuando un antojo no viene de hambre verdadera, comer nunca lo va a satisfacer.


Para una persona que había pasado tanto tiempo en dietas, detoxes, controlando todo lo que comía y cómo y cuánto se ejercitaba, una idea tan libre definitivamente asustaba. Pero cinco años después, aquí estoy. Más consciente y feliz que nunca, llena de energía y prosperando como madre, esposa, empresaria y persona. Mi salud mental tuvo un “overhaul” y nunca me he sentido mejor. Para mi es el indicador de bienestar más grande, no el número en la báscula.


¡Me despido por ahora! Trátate con mucho amor, compasión y entendimiento.


Un abrazo y hasta la próxima,


Natalia

Licensed Am I Hungry? Mindful Eating Facilitator and Coach




92 views0 comments

Recent Posts

See All
EREI.png